mi música

Quique%20B Quantcast

jueves, 31 de enero de 2008

Emir Kusturica & The No Smoking Band At AC



Nos situamos de nuevo en Galicia, concretamente en A Coruña. Es jueves 24 de Enero y mi primer intento de conseguir la entrada fracasa estrepitosamente, las entradas estaban agotadas!!!. No me lo podía creer, ya que el concierto era en una de las salas más grandes de la ciudad. Entonces me dispuse a ir hasta la puerta del recinto haber si allí podia conseguir algo.Y así fue, debo darle las gracias al caballero que primero me hizo la competencia para conseguir la entrada, y después vino a ofrecerme otra. En ese mismo instante me lance hacia el Coliseum(lugar donde se celebraba el evento), ya era la hora pero todavía no había nadie sobre el escenario. Momentos después la luz se apaga de pronto y entra en acción una música de introducción. Esta vez os presento a Emir Kusturica & The No Smoking Band. Comienza el concierto con mucha fuerza, y la música balcánica se apodera del público coruñés. Durante esta primera canción presentan al cabeza del grupo, ya que la duda de quien era Emir, estaba presente en parte de los asistentes, y con ayuda de una "chuleta" el vocalista dedica unas palabras emotivas en "galego". La gente ya esta echada encima y el concierto continúa. Apartir de ese momento solo hablan para nombrar los temas de las películas de Kusturica, pero no les hace falta más. Con un Trombón, un violín, una trompeta, un contrabajo, dos guitarras y un bajo eléctrico, dos percusionistas, un teclista y un vocalista (no sé si me olvidé de alguien), te puedes sentir muy bien. El concierto llega ya a las 23.30, cuando había comenzado a las 22, la gente no se hartaba de bailar, y en ese momento empiezan ha hacer de las suyas, primero con el público y luego con Emir, que llegó a tener una competición con el violinista a petición del cantante. Esta consistia tocar la misma melodía sobre un arco con unas dimensiones de 3metos tirando a ojo. Después de sus juegos se presentan uno a uno y se despiden, el público pide más y al cabo de unos minutos de insitencia, vuelven al escenario para conquistarnos durante un cuarto de hora más. En definitiva un gran concierto, fiestero sobre todo y con su toque del este.